Category :
Con el levantamiento topográfico se iniciaron los trabajos para
reubicar el peaje de la variante de Las Palmas, al sector de La Posada de
Posada, ocho kilómetros más al oriente, en límites de Rionegro y Envigado.
El
traslado ha despertado diversas opiniones en ambos municipios. Para la
administración, constructores y residentes en las veredas Pantanillo y Perico,
de Envigado, se hace justicia con una comunidad que desde la instalación de la
actual caseta, hace cerca de 20 años, frente a la Escuela de Ingeniería, quedó
aislada de la cabecera y de servicios fundamentales como salud, empleo y
vivienda.
En
cambio, los habitantes de la vereda Yarumal, de Rionegro, consideran que si no
les terminan una carretera que pidieron para no tener que pagar el nuevo peaje,
quedarán aislados de la cabecera de su municipio.
El
secretario de Planeación de Envigado, Juan Carlos Montoya, indicó que los terrenos
del nuevo peaje fueron adquiridos gracias a la comunidad de las veredas
Pantanillo y Perico que aportaron 1.200 millones de pesos.
Mientras
tanto, el subsecretario de Participación Ciudadana de Rionegro, Álvaro Arias, recordó que inicialmente, se iniciaron
unos trabajos con los que estaban cerrando una vía y sobre eso se pronunció la
Administración municipal y se iniciaron algunas investigaciones en Procuraduría
y luego se les anunció que ya habían hecho los respectivos correctivos.
Carretera ancestral
Fernando Abad Echeverri, presidente de la acción
comunal de la vereda Yarumal, manifestó que los problemas se presentaron para
ellos y los vecinos de La Quiebra, cuando les iban a quitar la carretera
ancestral que tenían, por el territorio de Rionegro y luego se dijo que había
un pedazo que era de Envigado.
“Pedimos
que nos permitan recuperar la vía vieja a la cual le faltan pocos metros,
porque tienen los permisos de la administración y del dueño del terreno. Si nos
tapan la salida por donde está actualmente y va a quedar el nuevo peaje, nos
van a dividir y somos 80 familias, pero si podemos terminar la otra, esto nos
permitirá salir por Rionegro”, afirmó.
“Además,
dijo, soy el representante legal de una asociación de la que tenemos
adelantados los trámites, de las veredas Pantanillo, Perico y Yarumal, porque
casi todos somos familia y no vamos a permitir que nos incomuniquen con un
peaje y para eso pedimos que nos respeten una carretera ya hecha que nos une”.
Concluyó que esperan que esta vía, de dejarla, no la conviertan en una forma de
evadir el pago del peaje, por lo que tiene que haber mucho control de las
autoridades, ya que solo es para los nativos ya que si aumenta el tráfico se
dañará y la comunidad es la que le hace mantenimiento.
Diego Patiño, de la acción comunal de Pantanillo
dijo que el traslado beneficia a mil habitantes que tiene su vereda y unos 500
de Perico, en jurisdicción de Envigado.
Anotó
que esta decisión les facilitará el transporte público con Envigado, porque
prácticamente parecen ciudadanos de Medellín, porque les queda más fácil
desplazarse a esta ciudad, lo mismo que al corregimiento Santa Elena o a
Rionegro ante los altos costos que implica estar pasando por el peaje.
Indicó
que la semana pasada, la Gobernación de Antioquia, que opera el peaje, estuvo
haciendo encuestas y socializando el nuevo sitio donde lo ubicarán.
Contó
que en estos momentos para hacer vueltas del Sisbén y otros trámites que tienen
que realizar en esa población a la cual pertenecen si se van por el Escobero,
tienen que pagar tres peajes.
Finalmente, Sebastián Camargo gerente
de Proyectos Estratégicos de la Gobernación de Antioquia, dijo que se iniciaron
algunos trabajos básicos, pero el 10 de julio harán el anuncio oficial de
comienzo de obras una vez se hagan una serie de ajustes.