Category :
Lunes,
Junio 20, 2016 | Autor: About.com | http://goo.gl/oflVe3
¿Te preocupa la contaminación del aire? No eres
el único. El aire limpio es una necesidad de todos y es un bien común que
debemos proteger. Tus acciones hacen una gran diferencia para evitar la
contaminación. Puedes ayudar a conservar la calidad del aire con las siguientes
acciones sencillas.

1. Reduce la basura que produces


Compra
menos y compra conscientemente.

¿Sabías que el 99% de los productos que compramos acaban en el bote de basura
en tan sólo 6 meses? El sector de la manufactura es una de las fuentes
principales de la contaminación del aire, y esta contaminación puede llegar a
lugares lejanos debido a las corrientes del aire. También cuando tiramos las
cosas se produce más contaminación. Una parte de la basura es quemada, soltando
compuestos tóxicos al aire. Otra parte puede ser reciclada. Aunque el reciclaje
tiene muchos beneficios, no es un proceso completamente limpio y también puede
contribuir a la contaminación del aire. Así que lo mejor que puedes hacer es
empezar desde el principio y ser un consumidor responsable.
Si quieres conservar el medio ambiente, frenar el
calentamiento global, proteger la calidad del aire, agua y suelo, simplemente
COMPRA MENOS. Es la decisión única más importante que puedes tomar para evitar
una gran parte de los daños que estamos haciendo a nuestro planeta. ¿Cómo
hacerlo?
Cada vez que estás en punto de comprar algo,
ponte a pensar si realmente lo necesitas. Pregúntate: ¿Puedo vivir sin esto?
Piensa en la contaminación que genera su producción y su desecho y pregúntate,
¿Realmente vale la pena respirar toxinas para comprar esto? A veces la
respuesta es sí, pues hay cosas que realmente necesitamos. Pero si la respuesta
es un “no”, mejor guarda tu dinero. Inclusive para las cosas que necesitamos
comprar, hay empresas que son más responsables que otras. Procura comprar de
artesanos y negocios locales, y de compañías que se esfuerzan para utilizar
materiales y procesos más eco-amigables. Infórmate bien para evitar ser víctima
del greenwashing.

2. Sé eficiente en tu consumo de energía

La gran mayoría de la electricidad del mundo se
sigue produciendo por medio de la quema de los combustibles fósiles, lo cual es
la causa principal de la contaminación del aire. Cuando puedas, apoya la
inversión en las energías renovables. Opta por electrodomésticos más
eficientes, utiliza focos ahorradores de energía y emplea buenos hábitos como
apagar las luces cuando sales del cuarto. Si vives en un lugar asoleado, tiende
la ropa afuera en vez de usar la secadora. Y si te agrada la idea, de vez en
cuando toma un día de “vacaciones” de la tecnología: por un día, evita usar
cualquier tipo de energía, como una práctica para recordar y apreciar cuánto
dependemos de la energía eléctrica.
¿Tu casa
tiene fuga de energía?
Las fugas
de energía en los hogares son muy comunes y provocan el desperdicio de
muchísima energía. Revisa el aislamiento térmico en tu casa, especialmente los
empaques o sellos en los marcos de las puertas y ventanas. El mejor momento
para hacer esta revisión es justo antes del inicio de la(s) temporada(s) cuando
utilizas control de clima en tu casa.

3. Utiliza tu coche inteligentemente
Los carros son una fuente principal de la
contaminación del aire. Cuando sea posible elige caminar, ir en bicicleta,
utilizar el transporte público o compartir el vehículo.
4.   
Come menos carne
La producción de carne contribuye el 18% de las
emisiones de gases invernadero global. Pero no tienes que volverte vegano de un
día para otro para disminuir la contaminación del aire. Júntate al movimiento
mundial de Lunes Sin Carne y empieza con un día por semana. Te aporta muchos
beneficios para tu salud y te puede ayudar a bajar de peso también.
5.   
Evita el uso de productos químicos en tu casa y
jardín
Actualmente hay muchos productos eco-amigables
que puedes utilizar en vez de los productos comerciales tóxicos para todas las
necesidades cotidianas. También hay muchas alternativas caseras que resultan
más económicos, no producen contaminación y son completamente no tóxicos. Por
ejemplo:
  • En vez de usar
    aromatizantes en aerosol, elige aromatizantes naturales. Puedes hacer tu propiopopurrí o difusor de aromas.
  • Limpia tu casa
    sin usar químicos tóxicos. Utiliza un limpiador biodegradable o elabora tu
    propio limpiador casero con estas recetas sencillas.
  • Evita los
    plaguicidas en la casa. Utiliza estos trucos naturales para repeler los
    insectos no deseados.
  • En vez de
    aplicar herbicidas a tu jardín, sigue las mejores prácticas de mantenimiento
    para evitar las malezas y aprovecha estos herbicidas caseros y no tóxicos.
Son pequeñas acciones que contribuirán a mejorar
nuestro planeta. Extrusiones se suma por un planeta para todos. ¡Cuida, Ahorra
y Recicla!